Muere Fidel Castro a los 90 años en Cuba

Agencias

HOUSTON, TX.- Fidel Castro, el padre de la Revolución Cubana y uno de los protagonistas del siglo XX, murió a los 90 años, anunció su hermano, el presidente Raúl Castro, poco antes de la medianoche del viernes.

“A las 10:29 falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro”, afirmó Raúl en un mensaje televisado.

 

Mensaje de Raúl Castro anunciando la muerte del comandante Fidel.

Esta fue la bitácora de fotos publicada en 2014 cuando Fidel Castro cumplió 88 años.

“Luchar por una utopía es en parte construirla”

Fidel, el hombre, ha muerto, pero aquel polémico personaje que derrocó una dictadura, cimentó un gobierno de izquierda en Cuba, luchó durante décadas contra la política exterior estadunidense y generó algunas veces controversia y otras simpatía, admiración e incluso culto a la personalidad, continuará vigente como uno de los líderes más recordados y analizados del siglo XX y parte del XXI.

 

Celebración de los 90 años de Fidel Castro en agosto de este año.

El líder de la revolución cubana murió este 25 de noviembre a los 90 años en su amada Habana, aquélla que los recibió a él y a los combatientes de Sierra Maestra como libertadores, entre flores, banderas y campanadas un 8 de enero de 1959.

Fue el hijo de un rico terrateniente, pero Fidel  le dio la espalda a una vida de privilegios para liderar una revolución de izquierda en Cuba que resistió durante décadas los embates de potencias mundiales y fue modelada por su astucia política, su agudo sentido del destino y su ego sin límites.

Venerado durante medio siglo por la izquierda gracias a su voluntad de acero; la persecución contra sus opositores y su falta de apertura lo convirtieron en un tirano para los ojos de sus detractores.

Tan idealista como pragmático, extremadamente inteligente e imprudente, carismático pero intolerante, su muerte ha dejado a la izquierda mundial sin la última leyenda de la Guerra Fría.

“Es mejor morir de pie que vivir de rodillas”

No fue a los 10 años cuando lo atacó una despiadada peritonitis. Ni en un enmarañado pantano, ni en un manglar de la sierra ante el fuego enemigo. Tampoco en las entradas y salidas del quirófano por diverticulitis en 2006, cuando casi a diario la prensa internacional lo daba por muerto. Mucho menos en uno de los 640 intentos fallidos de la CIA para asesinarlo.

Fidel Castro, la persona a la que más se ha intentado asesinar, según el libro Guinness de los Records, y quien quizá tuvo una “tendencia a cortejar la muerte”, –de acuerdo con el periodista polaco Tad Szulc, uno de sus biógrafos– alcanzó la novena década de vida, después de haber sobrevivido la guerrilla, los atentados y la enfermedad.

“Llegué a estar muerto”, le reveló a la periodista y directora de La Jornada, Carmen Lira, en una entrevista en 2010, al referirse a la grave crisis de salud a la que se enfrentó cuatro años antes y que lo llevó a delegar el poder en su hermano Raúl. “Estás ante una especie de re-su-ci-ta-do”, profirió con orgullo aquél que se había enfrentado ya tantas veces con la muerte.

Fidel, el hombre

El hombre, al que no cuesta trabajo imaginar con su icónica y copiosa barba, ataviado con un traje militar color verde olivo y una boina a la par –distintivo de su escalafón como comandante en jefe de la Fuerzas Armadas–, ha generado en el imaginario una doble imagen, en palabras de Szulc.

Sus admiradores veían en él a un visionario que se alzó contra la dominación de Estados Unidos sobre Latinoamérica, llevó servicios de salud y educación a los pobres e inspiró a movimientos sociales en todo el mundo.

Aún antes de liderar la revolución de 1959 que llevó a Cuba al comunismo, Castro vio su potencial de grandeza.

Desde una temprana edad admiraba a las figuras históricas más audaces, particularmente a Alejandro Magno, y creía que él y sus rebeldes eran parte de esa tradición.

Cuando Castro derrocó al dictador Fulgencio Batista con su ejército de guerrilleros barbudos, románticos e irreverentes tenía apenas 32 años.

El carismático abogado instaló pronto un régimen socialista a sólo 150 kilómetros de Estados Unidos y se convirtió en un paradigma de resistencia para militantes de izquierda alrededor del mundo, que idolatraban a los jóvenes combatientes que alfabetizaron al país y nacionalizaron las empresas extranjeras.

Con su sempiterna barba, uniforme de combate y magnética retórica, Castro puso a su pequeña isla del Caribe en el centro de la Guerra Fría con una revolución que encendió el imaginario de generaciones.

Pero sus opositores lo vieron como un testarudo bravucón que no respetaba los derechos humanos, encarcelaba a sus críticos, y prohibía a los partidos opositores.

Sus 50 años de Gobierno con una escasa tolerancia por el disenso llevaron a cientos de miles de cubanos al exilio, incluyendo algunos que habían apoyado inicialmente su revolución, y difuminaron para muchos la épica con la que llegó al poder.

Su muerte se da luego de una serie de cambios económicos en Cuba, una de las pocas naciones de Gobierno comunista que sobreviven junto con Corea del Norte a pesar del acercamiento entre La Habana y Washington después de más de medio siglo de hostilidades.

Castro no sólo sobrevivió decenas de atentados sino también al derrumbe en 1991 de su benefactor la Unión Soviética, que hundió a Cuba en una profunda crisis económica de la que todavía intenta recuperarse.

Mientras McDonald’s abría un restaurante en la Plaza Roja de Moscú, Castro redobló su discurso antiimperialista y transformó a Cuba en una de las últimas fronteras de la Guerra Fría.

Una enfermedad nunca especificada lo obligó a transferir temporalmente el poder a su hermano menor Raúl en una calurosa noche de verano del 2006. Luego, renunció a la presidencia y fue desapareciendo gradualmente de la vida política.

Su sillón vacío junto a Raúl en las reuniones del gobernante Partido Comunista y la repercusión que alcanzaban sus escasas apariciones públicas eran, sin embargo, un recordatorio de la enorme influencia que “el Comandante” aún ejercía detrás de bastidores.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author