Destacadas

Un millón 580 mil infectados y 90 mil muertes en EEUU por el coronavirus: Johns Hopkins

Fotografía de Internet

Jesús López Tapia

/Editor

HOUSTON, TX.- Johns Hopkins, uno de los sistemas de salud y atención médica más prestigiosos en el mundo, informó este viernes que en Estados Unidos han muerto 90 mil personas a causa del coronavirus.

Agregó en su informe que la propagación en el país ha crecido en las últimas dos semanas, con poco más de un millón 580 mil personas infectadas por este virus.

A nivel global son más de 5.1 millones de personas infectadas y 335,000 muertos, según datos recopilados por la Universidad Johns Hopkin, ubicada en Baltimore, Maryland.

En el Condado de Harris incluyendo Houston, la información oficial es de 10,283 casos confirmados de coronavirus, han muerto 216 personas y se han recobrado 4,055 casos.

LA MEJOR MANERA DE PROTEGERSE

Lávese las manos a fondo y con frecuencia usando agua y jabón durante al menos 20 segundos.
Use un desinfectante de manos a base de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.
Si tiene uno o más síntomas de COVID-19, o tuvo contacto reciente con alguien con uno o más
síntomas de COVID-19, por favor informe a una enfermera, un médico u otro profesional sanitario lo
antes posible. Antes de acudir al consultorio de su médico o a la sala de urgencias, primero llámelos
para informarles sobre sus síntomas.Tosa o estornude en un pañuelo de papel o en un codo doblado,
y luego deseche el pañuelo en la basura.
Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar.
Evite el contacto cercano con personas enfermas, estornudando o tosiendo.
Quédese en casa cuando esté enfermo.
Limpie y desinfecte las superficies y los objetos que la gente toca con frecuencia.
Use una mascarilla de tela en los lugares públicos en los que es difícil mantener otras medidas de distanciamiento social, especialmente en las
zonas extrahospitalarias de gran transmisión.

Información sobre la prueba de detección del virus que causa la COVID-19

Debido al miedo de contagiarse o transmitir la enfermedad del nuevo coronavirus, muchas personas
desean hacerse la prueba para saber si la tienen; no obstante, los criterios clínicos, la escasez de
materiales y otros factores impiden que todas se la hagan, sobre todo si no presentan síntomas ni corren
riesgos importantes.
¿Quién puede hacerse la prueba?
En primer lugar, cabe señalar que la prueba de detección de la COVID-19 únicamente la puede ordenar
un médico. Si usted tiene síntomas de la enfermedad, es fundamental que llame a su médico general o
al centro de salud al que acude y siga las recomendaciones que le indiquen. Si tiene tos, fiebre o
dificultad para respirar, seguramente el médico le hará una prueba para detectar si tiene la gripe o
intentará identificar la causa de sus síntomas. Antes de decidir si es oportuno que se someta a la prueba
de la COVID-19, el médico tendrá en cuenta aspectos como su edad, su estado de salud, la zona donde
vive y trabaja, sus antecedentes de viajes y sus síntomas.
Generalmente la prueba para detectar la enfermedad del coronavirus se ordena cuando la persona se
siente enferma y, además:
• Presenta síntomas graves, tales como fiebre muy alta o empeoramiento de la dificultad
respiratoria que debe resolverse en el hospital.
• Padece enfermedades crónicas, tales como:
o Diabetes.
o Afecciones cardíacas o cardiopatías.
o Afecciones pulmonares o neumopatías.
o Afecciones renales o nefropatías.
o Está en tratamiento con inmunodepresores.
• Trabaja en una entidad de salud y tiene contacto directo con pacientes.
¿Cómo se realiza la prueba?
En primer lugar, los profesionales de la salud se visten con un traje de protección especial, que incluye
careta y mascarilla. Luego, le introducen un hisopo o bastoncillo en la nariz hasta llegar a la
nasofaringe, que es la porción de la faringe situada detrás de las fosas nasales, para obtener una
muestra por técnica de raspado. Esta técnica es la misma que se emplea para detectar el virus de la
gripe y, aunque es levemente incómoda, demora muy pocos segundos. El profesional envasa la
muestra según las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la
envía al laboratorio pertinente. El Hospital Johns Hopkins cuenta con su propio laboratorio,
homologado y habilitado para el análisis de estas pruebas. El personal del laboratorio analiza la
muestra para detectar si hay presencia del virus que causa la COVID-19. De resultar positiva la prueba,
el médico procede a informar al paciente y a los organismos de salud pública.
¿Qué ocurre si la prueba es positiva para el virus?
Si la prueba confirma que se ha infectado por el virus, el médico le indicará las medidas que debe
tomar. Tenga en cuenta que la mayoría de los casos de infección son leves y pueden tratarse en casa.
¿Por qué motivo no se hace disponible esta prueba para toda la población
estadounidense?
Existen varios motivos; en primer lugar, porque algunas regiones de Estados Unidos no disponen de la
prueba para detectar la nueva cepa del virus debido a retrasos en la fabricación. En segundo, porque
algunos estados han dispuesto que se suministre la prueba únicamente a un subgrupo de su población.
Otra de las razones radica en que, para garantizar la seguridad de todos, la preparación que deben tener
el personal y los centros de salud antes de administrar la prueba es muy meticulosa y lenta; además de
esto, actualmente los resultados tardan varios días en saberse.

Para más información, por favor visite hopkinsmedicine.org/coronavirus.

laopinion Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.
×
laopinion Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.

Comment here