Ciencia y Tecnología

La bomba más poderosa la tienen los rusos; y científicos atómicos adelantan «dos minutos» el Reloj del Apocalipsis

/Agencias

HOUSTON, TX.- Cuando le preguntaron a Albert Einstein cómo sería la tercer guerra mundial, dijo no saberlo, sólo aseguró que la cuarta guerra mundial sería con resorteras, dando a entender que los sobrevivientes de la tercera guerra volverían a las cavernas.

Esto es cierto, pues el jueves, las autoridades rusas desclasificaron imágenes sobre cómo se construyó y explotó la Bomba del Zar, la más potente que haya existido, y que de haber explotado en Estados Unidos, según especialistas, borraría del mapa medio continente americano.

Mientras el mundo anda distraido con el coronavirus, que por cierto avanza incontenible, países como Rusia, Irán y Corea del Norte, entre otros, incrementan su arsenal bélico y adelantan «dos minutos» el Reloj del Apocalipsis que, según científicos atómicos, marca el fin del mundo.

La Bomba del Zar

La mayor explosión nuclear de la historia ocurrió el 30 de octubre de 1961 frente a la costa de la Isla Severny, cerca del Océano Ártico, en Rusia. Esta semana, las autoridades rusas publicaron imágenes sobre esa explosión que no habían visto nunca la luz.

La Corporación Estatal de Energía Atómica de Rusia (Rosatom) desclasificó un video de más de 40 minutos de duración sobre el lanzamiento de la bomba de hidrógeno RDS-220, cuyo nombre en código era Iván (por el zar) o Vanya. La detonación de la bomba más potente de la historia se hizo en secreto pero la explosión había sido detectada por las agencias de inteligencias de los Estados Unidos.

Tras la destrucción de las ciudades japonesas de Hiroshima (6/8/1945) y Nagasaki (9/8/1945) y el comienzo de la Guerra Fría, la Unión Soviética no tardó en acceder al tecnología de la bomba nuclear. A uno y otro lado del Atlántico, la carrera armamentística desarrolló una velocidad inusitada y el riesgo de una contienda ponía en peligro a la humanidad en su conjunto. Riesgo que, en las décadas de 1950 y 1960, pudo haber ocurrido primero en Berlín y, años más tarde, en Cuba durante la crisis de los misiles.

A más de una década de finalizada la Segunda Guerra Mundial, los técnicos soviéticos construyeron la denominada Bomba del Zar. Si bien se trataba del arma más potente jamás creaba, sus dimensiones la hacían poco práctica para su uso bélico: medía ocho metros de largo y pesaba 27 toneladas. Para poder lanzarla, debieron realizar modificaciones a un bombardero.

Con el desarrollo de la bomba, el mandatario soviético Nikita Kruschev buscaba una sola cosa: exhibir la tecnología con la que contaba e intimidar así a las potencias capitalistas. Por aquellos días, Moscú estaba rezagada en relación al armamento no convencional de Washington y el Kremlin quería disimularlo de algún modo.

A bordo de un Tu-95 modificado, el piloto Andréi Durnóvtsev arrojó la Bomba del Zar en una zona de pruebas del mar de Barents el 30 de octubre de 1961. Desde una altura de 10 kilómetros, la bomba cayó y generó un «hongo» que pudo verse desde una distancia de hasta 1000 kilómetros de distancia. Que la detonación se haya producido en el aire en lugar de al hacer contacto con la tierra hizo que la radiación del artefacto se reduzca considerablemente.

Andréi Sájarov fue uno de los principales artífices de la llamada Bomba del Zar. Pero tras convencerse de la peligrosidad de las armas nucleares, el físico abandonó ese campo y se convirtió en una fervoroso militante antinuclear. Cambio que le valió el reconocimiento internacional con el premio Nobel de la Paz en 1975 y la represión por parte del gobierno ruso.

La ONU advierte que Irán triplicó su arsenal de uranio enriquecido

Quien dio la voz de alarma es el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (Oiea), el argentino Rafael Mariano Grossi. El diplomático pidió aclaraciones a Teherán por su negativa en el mes de enero a permitir que expertos del organismo visiten tres sitios en los que se identificó posibles actividades nucleares y la presencia de material nuclear no declarado.

El Oiea lo informa así en un reporte confidencial distribuido a los países miembros en el que señala que el 19 de febrero, la reserva total de uranio enriquecido de Irán ascendió a 1,020.9 kilogramos (1.1 toneladas), en comparación con los 372.3 kilogramos observados en su último informe el 3 de noviembre de 2019.

El acuerdo nuclear que Irán firmó en 2015 con Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, China y Rusia le permite a Irán solo mantener un arsenal de 202.8 kilogramos.

Corea del Norte cuenta con bomba de hidrógeno

El 6 de enero del 2016 en Corea, el Servicio Geológico de Estados Unidos detectó una perturbación sísmica de magnitud 5.1, 19​ informó de que se trataba de una cuarta prueba nuclear subterránea. ‪.20​ Corea del Norte afirmó que esta prueba implicó una bomba de hidrógeno. Esta afirmación no ha sido verificada. En cuestión de horas, muchas naciones y organizaciones habían condenado la prueba. Los analistas expertos estadounidenses no creen que una bomba de hidrógeno fuera detonada. Los datos sísmicos recogidos hasta la fecha sugieren un rendimiento entre los 6 y 9 kilotones y que la magnitud no está relacionada con la potencia que se genera una explosión dada por una bomba de hidrógeno. «Lo que se especula es que trataron de hacer un dispositivo nuclear impulsado, que es una bomba atómica que tiene un poco de hidrógeno, un isótopo, que se llama tritio,» dijo Joseph Cirincione, presidente de la empresa de seguridad mundial Fondo Ploughshares. 

«El fin del mundo será dos minutos antes de lo previsto»

El llamado reloj del apocalipsis avanza cada vez a mayor velocidad. El Boletín de los Científicos Atómicos, que calcula el momento en el que mundo se acabará, presentó su edición anual y adelantó dos minutos ese instante en relación con las mediciones previas e impulsado por la amenaza nuclear y el cambio climático.

El grupo de científicos y académicos dentro de los que se encuentran 15 premios Nobel fijaron el reloj a las 11:58 p.m, dos minutos antes de la simbólica «medianoche del juicio final» y es lo más cerca que estuvo desde que comenzó su medición, según consignó la CNN. La última vez que el mundo se consideró tan cerca de la destrucción fue en 1953, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética estaban en una carrera de armamentos nucleares.

«Faltan 100 segundos para la medianoche. Ahora estamos expresando lo cerca que está el mundo de la catástrofe en segundos, no horas o incluso minutos», sostuvo el Boletín a través de un comunicado. «Ahora nos enfrentamos a una verdadera emergencia: un estado absolutamente inaceptable de los asuntos mundiales que ha eliminado cualquier margen de error o mayor demora».

Pero eso no es todo. El cambio climático también preocupa dentro del grupo de científicos, ya que » las emisiones mundiales de dióxido de carbono, que parecieron estabilizarse a principios de esta década, reanudaron una subida ascendente en 2017 y 2018«, dijo el Boletín según informa La Nacion.

En tanto, recomendaron que para detener los peores efectos del cambio climático, » los países del mundo deben reducir a cero las emisiones netas de dióxido de carbono en todo el mundo antes de que finalice el siglo» y criticaron la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirarse del Acuerdo Climático de París, al que consideraron «el principal pacto global para abordar el cambio climático».

Científicos Atómicos adelantan dos minutos el Reloj del Apocalipsis; calculan el momento en el que mundo se acabará

laopinion Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.
×
laopinion Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.

Comment here