Destacadas

¿Podrán detener la ejecución de Melissa Lucio?

Escucha la nota

Fotografía: Melissa Lucio

Marco A. López

/Reportero

HOUSTON, TX.- Melissa Lucio, la primera mujer condenada a muerte en el estado de Texas, será ejecutada el 27 de abril si el gobernador Greg Abbott no le otorga el perdón, después de que la Junta de Perdones y LIbertad Condicional del estado recomiende la clemencia.

Otro camino para conservar su vida es que los tribunales decidan suspender la ejecución  y ordenar una nueva audiencia probatoria, o bien, lo que parece más viable, es que la Fiscalía del Distrito del condado de Cameron, a cargo de Luis Sáenz, retire la orden de pena de muerte.

Melissa de 53 años, es madre de 14 hijos, y sus dos últimos, gemelos, nacieron en la cárcel y fueron dados en adopción. Vivía en extrema pobreza.

La historia

En el 2007, Lucio fue acusada por, supuestamente, asesinar a golpes a su hija Mariah, de 2 años, en Harlingen, Texas, ubicada a 30 millas de Matamoros, Tamaulipas.

La organización Death Penalty Action afirmó que Lucio es inocente, que la muerte de la pequeña Mariah fue producto de un accidente al caerse de las escaleras donde vivía.y que todo el proceso estuvo plagado de irregularidades. Incluso a principios de este mes, uno de los miembros del jurado que la condenó a la pena de muerte, Johnny Galván Jr. escribió a un diario local que está arrepentido de haber tomado esa decisión de culpar a Melissa porque en ese momento no tenía la información completa.

“Ahora, a menos de un mes de su ejecución, siento un profundo arrepentimiento”, indicó Galván Jr. “La idea de que mi decisión de tomar la vida de otra persona no haya estado basada en información completa y correcta en un juicio justo, es horripilante”.

Un mes antes, un grupo de 80 legisladores estatales de Texas, entre republicanos y demócratas, habían enviado una carta a la Junta de Perdones y Libertad Condicional del estado para pedir que se conmute la pena o al menos se extienda el plazo para presentar nuevas evidencias y reabrir el caso.

“Estamos abogando para su familia, que no quiere que su madre sea matada por el estado, y también (estamos) abogando por la justicia”, dijo Rafael Anchía, representante por el distrito 103, en Dallas.

Melissa está en la prisión de Mountain View en Gatesville, Texas, que alberga el pabellón de la muerte de mujeres.

Hasta allá fue a verla una delegación de legisladores de Texas, encabezada por el republicano Jeff Leach, del distrito 67, con sede en Plano; y por el demócrata Joe Moody, del distrito 78, con sede en El Paso.

Los hechos

El 17 de febrero del 2007, la niña Mariah Álvarez, fue llevada a Emergencias de un hospital en Harlingen, Texas, en donde fue pronunciada muerta.

Melissa fue interrogada por varias horas por oficiales de la policía, ya que el cuerpo de la menor presentaba múltiples moretones, una mordida en la espalda y hasta un brazo roto que había sanado mal. Los peritos dictaminaron que la niña falleció de un golpe muy fuerte en la cabeza.

Los investigadores del caso determinaron que la madre mató a su hija. Según los oficiales ella confesó; además argumentaron que a la muerte de su hija y durante el interrogatorio reaccionó en una forma muy fría.

El abogado defensor de oficio, Peter Gilman, dijo que Melissa negó “más de 100 veces”, que ella había sido causante de la muerte de su hija.

“Pero abatida por una vida de abusos y el dolor de haber perdido a su hija Mariah, la mujer de Texas al final se doblegó ante los investigadores”, señaló.

Cuando los investigadores le preguntaron si era responsable de algunas de las lesiones de Mariah, ella respondió: “Supongo que lo hice”,

Esto sirvió como base para acusarla de asesinato capital y llevar a cabo el juicio en su contra.

En el expediente judicial consta la declaración de los médicos que realizaron la revisión y la autopsia de Mariah: “Jamás habíamos visto un caso de abuso infantil como ese”.

Armando Villalobos fue el fiscal de distrito del condado de Cameron que llevó a juicio a Melissa, y tras una semana de alegatos, un jurado de 12 personas declaró a Lucio culpable y la sentenció a pena de muerte.

Finalmente, al perder todas las apelaciones a las que tenía derecho, incluida la Corte Suprema, en enero pasado, el condado de Cameron fijó la ejecución para el 27 de abril del 2022.

“Mi cliente no es candidata a Madre del Año. Es culpable de abuso infantil”, dijo Gilman a reporteros en los días del juicio, según publicó el diario Valley Morning Star, el 9 de julio del 2008. “Pero no han demostrado que haya asesinado intencionadamente a su hija”.

Pie de fotografía: Melissa Lucio con dos de sus hijos.

laopinion Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.
×
laopinion Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.

Comment here